Tos de las Perreras

Perro enfermo con fiebre

¿QUE ES LA TOS DE LAS PERRERAS?

 

La tos de las perreras es una patología también conocida como traqueo-bronquitis infecciosa canina o gripe canina.

Es una enfermedad muy contagiosa de las vías respiratorias, aunque es de fácil tratamiento y de poca peligrosidad.

Esta patología afecta únicamente a los perros, independientemente de la edad, raza o sexo, siendo más afectados los cachorros, los perros mayores y aquellos que están enfermos ya que su sistema inmunológico está más debilitado.

¡Su nombre proviene de las propias perreras!

Allí la acumulación de perros es muy alta y muchas veces no existen las mejores condiciones de aislamiento de frío e higiene, por lo que se crea un perfecto entorno para que la enfermedad se propague.

Esa propagación es muy rápida e afecta a muchos animales tornándose muy complicado erradicar la enfermedad rápidamente y por completo.

¿CÓMO SE TRANSMITE?

Esta enfermedad es transmitida por una mezcla de virus y bacterias.

Los mas importantes, el virus de la Parainfluenza canina (muy parecido al de la gripe humana) y la bacteria Bordetella bronchiseptica.

¡Estos microorganismos atacan al tracto respiratorio superior, principalmente la traquea!

La Tos de las Perreras afecta a perros de todas las edades, especialmente a los que se encuentran en convivencia masiva con otros congéneres.

Esa es la razón por la cual esta enfermedad se da en lugares como criaderos, guarderías, hospitales veterinarios, tiendas de animales, parques, exposiciones, etc…

Los perros se infectan por contacto directo cuándo inhalan partículas de virus o bacterias, provenientes de estornudos o de la tos de perros enfermos.

No obstante, la diseminación de esas partículas puede suceder por contacto indirecto con superficies contaminadas, como el bebedero del parque, suelo, zapatos, ropa, etc…

¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTA LA ENFERMEDAD?

Los síntomas de la tos de las perreras suelen empezar después de un período de incubación.

Ese período de incubación puede tardar 5-7 días tras la exposición y en la gran mayoría de los casos, los síntomas suelen desaparecer por si mismo.

Sin embargo, en cachorros u animales imunodeprimidos, infecciones secundarias o mixtas  pueden progresar en infecciones del tracto respiratorio inferior, resultando en una neumonía.

Los signos clínicos que habitualmente experimenta un perro contagiado con la “gripe canina” son una tos seca y ronca, sonando como un atragantamiento que puede, incluso, terminar en vómito.

En este vídeo podéis apreciar la típica tos de un perro con traqueo-bronquitis.

https://www.youtube.com/watch?v=RCsPyGiKzHg

Dicha tos puede alargarse durante días, siendo mas exacerbada en aquellos momentos en que el animal realiza cualquier tipo de esfuerzo físico o experimenta excitación.

¡La tos es el principal síntoma y la causa mas común de la visita al veterinario!

La forma benigna dura aproximadamente entre 1 y 2 semanas.

Las formas graves producen otros síntomas, como la secreción oculonasal, tos productiva y húmeda (con mucosidad), perdida de apetite, fiebre y dificultad respiratoria,  pudiéndose alargar la enfermedad hasta 3 semanas, con una tasa de mortalidad de 10%.

¿EXISTE TRATAMIENTO?

El tratamiento de la tos de las perreras es sintomático.

Al tener un componente vírico, en la mayoría de los casos, el perro terminará eliminando la infección sin necesidad de tratamiento médico.

Sin embargo, existen tratamientos que pueden acelerar la recuperación y minimizar los síntomas durante la infección.

Esos incluyen antibióticos, anti-inflamatorios y medicamentos para la tos.

¡No hagáis tratamientos sin la supervisión de vuestro veterinario!

¡Podéis empeorar el cuadro clínico!

Mantener el perro en ambientes húmedos y la utilización de arnés en lugar de collares, especialmente en perros que tiran mucho de la correa, irá minimizar la tos.

Se aconseja hacer “baños de vapor”, dejando el perro dentro del baño mientras nos duchamos, para que se humidifiquen sus vías respiratorias bajando un poco la irritación traqueal.

 

¡PREVENCIÓN!

La mejor forma de prevención es la vacunación anual para la tos de las perreras.

La vacuna tiene una eficacia muy alta y, aunque no sea de exactamente 100%, los perros protegidos no tendrán tantos síntomas y eliminaran la infección de una forma mucho mas rápida, reduciendo, también, el contagio a otros perros.

La vacunación pode ser realizada en cualquier altura y al menos 72 horas antes de la exposición a fuentes potenciales de infección, como una estancia en una guardería.

Existen en el mercado dos vacunas, una que se aplica por pinchazo vía subcutánea y una otra por deposición de unas gotas por vía nasal (muy cómoda para esos perros que nos le gusta los pinchazos).

La vacuna deberá de ser aplicada una vez al año.

Igualmente importante para la prevención de cualquier enfermedad es la nutrición y el bien estar.

Cuidar las condiciones de higiene y ventilación es vital no solo para evitar esta enfermedad, sino muchas otras.

Recordar la importancia de proteger al perro del frió y abrigarlo en las épocas mas frías del año, evitando cambios súbitos de temperatura.

En el caso de que aún no hayas decidido vacunar a tu mascota, puedes llamarnos o acudir a nuestro Centro Veterinario VetSevilla para recibir asesoramiento de parte de nuestros profesionales.

¡ Ven a conocernos !

 

 

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: